Giorgio Gucci, en el Festival del Habano

list En: Moda access_time En:

Se dice Gucci y ya sabemos que nos referimos a una tradición en el mundo de la moda que aún vibra después de un siglo. Giorgio Gucci, representante de la tercera generación de esta ilustre familia, asegura sentirse orgulloso de continuar con una actividad que sustancialmente se mantiene fiel al gran amor por la moda de su abuelo, Guccio Gucci, fundador de la famosa empresa florentina.

El conocido diseñador, apreciado mundialmente por la calidad de sus propuestas, también es admirado por el público cubano. En la Isla la marca Giorgio G, traza planes para ampliar su presencia, con novedosas ideas que van desde la distribución al por mayor en toda Cuba, a través de entidades estatales de venta, hasta trasmitir en sus boutiques piezas de música clásica y de música cubana muy preciadas.

¿Alguna nueva línea?

Con mi nueva marca Giorgio G, introduje una línea de confecciones para una mujer moderna y juvenil, prestando una atención particular a los vestidos elegantes de noche. Igualmente han tenido un éxito particular, las colecciones de niños creadas recientemente.

Esto me permite alcanzar mi objetivo inicial: abrir tiendas con productos de prestigio, con la intención de crear un liderazgo que permita calificar el interés comercial dentro del mercado cubano. Además posibilita otro de mis objetivos, poder ofrecer al mayor número de clientes cubanos un producto de calidad con precios asequibles y muy competitivos.

Su entrada en Cuba ha sido exitosa. ¿Alguna receta secreta para lograrlo?

La fórmula de mi éxito está dada por el hecho de ofrecer un producto ideal para la mujer cubana; diseñar y hacer una colección variada y continuamente novedosa. Por eso realizo y diseño más de cuatro colecciones al año, quizás cinco de carteras y bolsos. También, con sumo placer, con mis vestidos que diseño y realizo, patrocino a las señoras del departamento de marketing y del comité coordinador de la empresa Habanos S.A. de Cuba, para todos sus eventos, especialmente el Festival del Habano.

Y en cuanto a la moda actual…

Las colecciones que presento con referencia a la moda actual están muy atentas a la tendencia general, pero son realizadas teniendo siempre en gran consideración la fórmula que ha distinguido mis propuestas. Es decir, no ser extremistas, si no que se lleven bien según los cánones del equilibrio entre el “buen gusto y lo refinado”.

Una colección mía también se hace teniendo en cuenta la exigencia de lo funcional que la vida moderna exige hoy en día. Además, me gusta comunicarme con el público, por lo que pienso proponer desfiles de moda con mayor frecuencia, aprovechando ocasiones como eventos, inauguraciones y participaciones en actividades artísticas.

En el caso de Cuba, ¿hay novedades?

En el último periodo he ampliado mi presencia en Cuba con la apertura de nuevos puntos de venta que se suman a los muchos ya existentes, como los de los hoteles Comodoro y Cohíba, Carlos III, La Habana Vieja y muchos otros más.

La última boutique, quizás la más atrayente, fue inaugurada en el mes de diciembre en Galerías Habana Libre. En total son más de 22 puntos de venta, incluyendo los espacios personalizados y los corners situados en el interior de tres aeropuertos.

La novedad es el inicio de un importante proyecto para la distribución al por mayor a través de entidades estatales especializadas en vender en todas las provincias y ciudades de Cuba.

Finalmente, y según mi opinión, otro particular interesante, es haber decidido trasmitir en mis boutiques piezas de música clásica y de música cubana muy preciadas. Para esta idea he tenido el apoyo de mi amigo Frank Fernández, uno de los más famosos maestros, además de ser el mejor pianista de Cuba.

Esta iniciativa permitirá promover la cultura de la música clásica y darla a conocer para que sea apreciada sobre todo por los jóvenes, quienes, como he podido notar, son particularmente sensibles a cualquier propuesta cultural.

¿Entonces está satisfecho con su presencia aquí?

Tengo la mayor satisfacción por el logro del trabajo desarrollado por mí en Cuba, por los objetivos que me había trazado y por lo que he obtenido, gracias a la colaboración de todos los dirigentes de las entidades comerciales cubanas que realizan este trabajo. Y quisiera, además, agradecer a todos los clientes cubanos en particular, por haber dado su amplio consenso con la adquisición de mis productos y el aprecio mostrado hacia mis propuestas.

domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado enero febrero marzo abril Mayo junio julio agosto septiembre octubre noviembre diciembre